LA PLAYA DEL PUERTO DE ALCUDIA CASTIGADA CON BANDERA NEGRA POR LA MALA GESTIÓN AMBIENTAL

Local Medio Ambiente

LA PLAYA DEL PUERTO DE ALCUDIA CASTIGADA CON BANDERA NEGRA POR LA MALA GESTIÓN AMBIENTAL

La playa del Puerto de Alcúdia fue castigada este 2022 con bandera negra por ecologistas en acción quienes buscan denunciar la contaminación costera y la mala gestión ambiental.

En el informe presentado este martes, explica que «los problemas persistieron un verano más», tras analizar 8.000 kilómetros de litoral español,  se repartió una bandera negra por contaminación y otra por mala gestión a cada una de las provincias costeras de España.

El Puerto de Alcúdia se ha ganado la bandera negra por mala gestión. La asociación ecologista afirma: “El amarre y la rutina de los grandes buques de carga en la Zona II del puerto de Alcúdia pone en peligro las importantes praderas de posidonia oceánica que habitan en esta bahía”.

Los activistas denuncian que se han producido temblores y remolques de estos barcos de mil toneladas durante horas sobre las praderas de posidonia marina, con efectos devastadores sobre el bentos y su hábitat protegido. 

Posiblemente, el problema  podría solucionarse con la instalación de una o dos boyas de amarre para un número reducido de cargueros en espera, lo que evitaría o limitaría significativamente los daños, subrayan.

El problema es profundo pero hay muchas posibles soluciones o mejoras”, agregaron. Entre los defensores de controlar la velocidad de las embarcaciones, impedir la entrada de grandes embarcaciones, limitar el número de boyas e impedir el amarre en zonas de posidonia, limitar el nivel de urbanización y sobreurbanización y mejorar la red de drenaje, conseguir que todas las viviendas tengan conectadas las aguas residuales a la red de alcantarillado y no ha posos negros quel filtran al mar.

De las 48 banderas que se otorgaron en toda España, 14 se otorgaron por «derrames, deficiencias en el alcantarillado y graves problemas de drenaje» y otras 10 por «Urbanización costera invadiendo el dominio público marítimo-terrestre«, ambas las más habituales causas  este año.

El informe indica que por primera vez se ha dado bandera negra al impacto de la protección solar, un «contaminante importante» en Nerja (Málaga), debido a la masificación turística en  playas semicerradas de la cala Paraje Natural de los Acantilados de Maro-Cerro Gordo. 

Según los ambientalistas, el protector solar puede contener sustancias como  disruptores endocrinos, lo que representa un  peligro «significativo» para la biodiversidad marina.

Sin embargo, ante estos “ataques ecológicos”, surgieron “movimientos vecinales”, conscientes de la salud de los ecosistemas terrestres, costeros y marinos, pues “uno impulsa ensordeciendo a varios reguladores”, aseveran, “los cambios son apenas perceptibles”.