el pleno del consell aprueba por mayoria la compra de la central de aucanada

El pleno del Consell de Mallorca acuerda iniciar el proceso de compra de la antigua central térmica de Aucanada, en Alcúdia.

Local

El pleno del Consell de Mallorca acuerda iniciar el proceso de compra de la antigua central térmica de Aucanada, en Alcúdia.

La adquisición se hace por aplicación del derecho de tanteo del Consell sobre una operación de venta de la central, según dicta la Ley de patrimonio histórico de las Islas Baleares.

El pleno del Consell de Mallorca ha aprobado el inicio de la adquisición de las dos fincas que incluyen la antigua central térmica de Aucanada, en el término municipal de Alcúdia. El proceso se hace en aplicación del derecho de tanteo que le procede a la institución insular en aplicación del art. 32 de la ley 12/98 del patrimonio histórico de las Islas Baleares. 

El acuerdo ha sido con el voto favorable de la mayoría del pleno, a excepción de Vox que ha votado en contra y también con el apoyo de los informes técnicos de patrimonio que han avalado la operación al considerar el conjunto de la térmica de Aucanada como un ejemplo único de industria local vinculada a toda una serie de políticas sociales, con la construcción de viviendas para sus trabajadores, y representa un hito importante en el desarrollo industrial de la isla.

La Comisión Insular de Patrimonio ya incoó expediente de declaración de bien de interés Cultural, con categoría de Conjunto Histórico, a favor de los elementos que conforman el conjunto de la central y la colonia industrial, y con categoría de Monumento en favor del edificio de la central térmica. Precisamente este expediente de declaración de BIC es el que faculta al Consell, según la ley, a poder ejercitar ahora el derecho de tanteo sobre una operación de venta de los terrenos que había activado la propietaria histórica de los mismos, Endesa Medios y Sistemas SLU.

«Será un placer y un orgullo para el Consell de Mallorca poder impulsar un proyecto de estas características» ha expresado la presidenta Cladera. «Damos un paso valiente que se vuelve histórico por Alcúdia y por Mallorca porque garantiza que el patrimonio quede en manos públicas, para los mallorquines y mallorquinas y ofrece la oportunidad de aprovechar fondos Next Generation para un proyecto de transición verde y descarbonización».

 

antigua central eléctrica de Alcudia
imagen de la antigua central eléctrica de Aucanda Alcudia

 

Por su parte, el alcalde de Alcúdia, Domingo Bonnin ha señalado que «se han alegrado mucho» por esta decisión del Consell y ha remarcado que para su municipio «es importantísimo esta adquisición por parte del Consell, porque el hecho de que sean administraciones públicas las que están implicadas en el proyecto facilitará que se lleve adelante el proyecto en el cual hace años que se trabaja».

El consejero de Presidencia, Javier de Juan ha asegurado que «es una oportunidad histórica para aprovechar los Fondos Europeos». De Juan afirma que este proyecto «sale de una situación de bloqueo y permite conservar el patrimonio histórico y garantizar su futuro. También puede ser un ejemplo de cómo un espacio degradado se transforma en un espacio donde se lleva a cabo la transición que nos interesa».

Además, hay que destacar que la zona de Alcúdia ha entrado dentro de las zonas afectadas por el Convenio de Transición Justa que impulsa el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico dentro del marco del Plan de Acción Urgente, con una previsión de 7 millones de euros que se destinarán a la rehabilitación ambiental, la conservación de la naturaleza, la biodiversidad y los ecosistemas, la promoción del patrimonio histórico, cultural e industrial y el fomento del turismo sostenible, que prevé expresamente la descontaminación de la antigua central de Aucanada.

El municipio de Alcúdia con este proyecto dará un paso importante dentro del camino de la diversificación de la economía hacia nuevos modelos basados en la agenda 2030 y la sostenibilidad y en la descarbonización del mar, la regeneración medioambiental y la creación de nuevas oportunidades para las generaciones futuras.

La primera de las dos fincas sobre las que el Consell ejerce el derecho de tanteo es la 5301, con una extensión de 51.000 metros cuadrados, que contiene la edificación que hasta 1984 funcionó como central térmica. La segunda finca, con el número de registro 6054, es un terreno rústico de una extensión de 8.300 metros cuadrados.