La antigua fábrica de tapices y de electricidad  de Alcudia: Patrimonio abandonado

Historia Local

La antigua fábrica de tapices y de electricidad de Alcudia: Patrimonio abandonado

En su fachada todavía se puede entrever el rótulo rojo de la Fábrica de Tapices Vidal y aunque originariamente el edificio era una fábrica de electricidad de la empresa Energía Eléctrica Balear (1913), años después fue reemplazada por la fábrica de tapices (1927).

El ingeniero Francisco Morales , nacido en Zaragoza, se instaló en Mahón, lugar donde ejerció su profesión después de haber estudiado en Cataluña. Este señor actuaba como representante de La Elèctrica de Sabadell en 1913 y  en nombre de esta empresa promovió la instalación de una central eléctrica en Alcúdia, la «Energía Elèctrica Balear»

Nos remontamos al año 1911 cuando se creó una empresa llamada Energía Eléctrica, que posteriormente sería la Energía Eléctrica Balear. Uno de sus principales promotores fue La Elèctrica de Sabadell. Esta segunda central fue instalada en la calle de Gracia y empezó a funcionar en 1912. Por entonces la nueva empresa era técnicamente más avanzada e instaló tres motores de gas pobre que accionaba un sistema de dos alternadores.

Interior del edificio, Maquinaria de la central, año 1913.
Interior del edificio, Panel de control, año 1913.

La nueva empresa contaba con un circuito de tres líneas para distribuir corriente alterna a 115 volt. las 24 horas del día. Esta nueva sociedad inició el transporte de electricidad a distancia utilizando una red de transformadores que todavía se pueden ver en el paisaje menorquín.

La competencia entre las dos empresas fue muy fuerte, pero se pusieron puntualmente de acuerdo para aumentar los precios, llegando finalmente a una unificación de tarifas en 1919. La Energia Elèctrica Balear fue vendida por sus promotores catalanes a tres industriales de Maó que siguieron la explotación hasta 1926 en que alquilaron las instalaciones a la Elèctrica Mahonesa, que recuperó la exclusividad del suministro eléctrico a Maó.

Exterior de la fachada del edificio, año 1913

La antigua fábrica colinda con el Paseo de la Victoria, una de las zonas más visitadas ya que a sus pies es donde se celebra el tradicional mercado, concurrido por miles de personas durante todo el año.

El edificio donde se alojaba LA ANTIGUA FÁBRICA DE TAPICES VIDAL, es una muestra, prácticamente única en el conjunto histórico, del patrimonio industrial del siglo XX. Presenta las características esenciales de la arquitectura de las pequeñas industrias. De planta baja y piso tiene las aperturas de las ventanas muy ligeramente arqueadas en la parte superior. El pórtico de entrada tiene una gran cancela metálica decorada con motivos geométricos.

Exterior de la fachada del edificio, año 2022.

En la actualidad presenta un estado de importante abandono, con  deterioro progresivo. Su fachada deslucida por pintadas de grafitis, la reja de la entrada, carcomida por el óxido, ventanales de la planta primera inexistentes son  ejemplos del deterioro de un edificio que fue catalogado como patrimonio histórico y artístico de Alcudia.

En  2021  el departamento de Patrimonio del Ayuntamiento ha dado luz verde a un proyecto de rehabilitación del edificio para convertirlo en un bar cafetería.  

Puerta metálica de entrada año 2022