La protección dunar de la Albufereta propicia un récord de cría del chorlitejo patinegro

Medio Ambiente

La protección dunar de la Albufereta propicia un récord de cría del chorlitejo patinegro

30 parejas de la especie protegida han nidificado esta primavera en la Reserva natural

Las medidas de protección dunar de la Reserva Natural de la Albufereta han permitido que la zona vuelva a ser un lugar óptimo para la nidificació del chorlitejo patinegro. Esta primavera se han contabilizado 15 parejas reproductoras que han anidado y han podido sacar adelante sus polluelos.

Desde el mes de marzo que se cerraron las dunas y dos tramos de la playa de la Reserva en las zonas de Es Grau y de Can Cap de Bou, las dos zonas más sensibles y adecuados para que críen los picaplatges, ha permitido no solo un incremento de parejas reproductoras, sino también la supervivencia de los polluelos.

Otras medidas de gestión aplicadas en la zona húmeda de la Albufereta, como la creación de isletas de nidificación y descanso, y la habilitación de nuevas zonas de alimentación, han conseguido que otras 15 parejas críen dentro de la zona húmeda. 

Se ha llegado así a un máximo de 30 parejas, una cifra que no se había logrado desde la declaración de la Reserva Natural. La más alta hasta ahora era la del 2020, coincidiendo con el confinamiento, con 26 parejas reproductoras.

Estos datos demuestran la efectividad de las medidas tomadas durante los últimos años. También dejan patente que la convivencia en las playas entre humanos y fauna silvestre es posible siempre que se respeten las zonas acotadas para la reproducción de las diferentes especies.

Además del chorlitejo patinegro, otras especies han criado a la costa o a las isletas de la Reserva Natural de la Albufereta este año. Entre ellas el chorlitejo chico,el charrán común, la avoceta común y la cigüeñuela común, entre otros.

Las actuaciones de protección también han servido para la recuperación de la vegetación dunar. En la actualidad la vegetación ya crece incluso fuera de las zonas acotadas. Un objetivo que, según el director del parque, «parecía difícil de lograr años atrás, pero que ahora ya es una realidad». 

Estas semanas, las plantas dunares acogen gran cantidad de insectos, entre ellos mariposas migratorias como la migradora de los cardos, o la nocturna, entre otros. 

Ante estos éxitos en la recuperación de los hábitats dunares y las especies asociadas, se tiene previsto continuar con el cierre de los tramos más frágiles para que la rehabilitación se pueda continuar desarrollando.