El Gobierno localiza los restos de dos víctimas en la exhumación del cementerio de Selva

Baleares

El Gobierno localiza los restos de dos víctimas en la exhumación del cementerio de Selva

Se trata, casi con total seguridad, de José Luis Santo Toribio del Castillo y de Pedro Morro Payeras, cuyas dos únicas personas se tiene constancia de que fueran enterradas en la fosa común del cementerio de Selva y cuya búsqueda motivó la intervención.

La exhumación del cementerio de Selva ha permitido localizar los restos de dos víctimas mortales en la fosa común del recinto antiguo del cementerio, cuyas características y ubicación coinciden con las señaladas en el Mapa de Fosas de Mallorca y la documentación de la época, que aportaban información muy precisa sobre el lugar de inhumación de ambos cuerpos.

Se trataría, por tanto, y casi con total seguridad, de José Luis Santo Toribio del Castillo y Pedro Morro Payeras, cuyas dos únicas víctimas se tiene constancia de que fueran enterradas en este espacio y cuya búsqueda motivó la intervención del cementerio.

Así lo ha anunciado esta mañana Juan Pedro Yllanes, vicepresidente del Gobierno y consejero de Transición Energética, Sectores Productivos y Memoria Democrática, en una rueda de prensa celebrada en el propio cementerio y en la que también han participado Joan Rotger, edil de Selva; Maria Antonia Oliver, de la asociación Memoria de Mallorca; Almudena García-Rubio, antropóloga forense de la Sociedad de Ciencias Aranzadi y Nicolau Escanillas, coordinador de los trabajos de exhumación.

Los restos de los dos cuerpos encontrados son compatibles con las víctimas buscadas

La Sociedad de Ciencias Aranzadi llevará a cabo en los próximos días, en un laboratorio instalado ex profeso en el propio cementerio de Selva, los análisis antropológicos que permitan confirmar los resultados.

Respecto al sondeo uno, correspondiente a la fosa de José Luis Toribio del Castillo, que «el entierro tiene una orientación sureste noreste, que es exactamente la contraria a la de los cinco entierros previos que han aparecido en el mismo lugar».

Además, el cuerpo, localizado a una cota de 1,40 metros, según lo previsto, aparece boca abajo y no hay restos de ataúd. «Fue enterrado boca abajo, con las piernas estiradas y los brazos estirados junto al cuerpo, y la cara apoyada sobre el lado izquierdo», ha explicado Almudena García-Rubio.

José Luis Santo Toribio del Castillo

Veinticinco años, estaba casado. Hijo de Joaquín y Natalia, natural de Sevilla y residente en Inca. Fue asesinado el 27 de agosto de 1936.

 

Pedro Morro Payeras

Veinte años. Residente en Campanet pero probablemente nacido en sa Pobla, asesinado el 30 de agosto de 1936.