No se concederán más licencias de juegos en las islas Baleares

Baleares

No se concederán más licencias de juegos en las islas Baleares

las Illes Balears se convierten en la primera comunidad autónoma de todo el Estado en adoptar una medida de estas características

Con la cancelación en las licencias destinadas a Inca, Marratxí y la última modificación en la Ley del Juego anunciada hoy por el vicepresidente Yllanes, el Govern impide de facto la concesión para nuevas licencias en las próximas décadas.

El vicepresidente del Govern y conseller de Transición Energética, Memoria Democrática y Sectores Productivos, Juan Pedro Yllanes, ha anunciado este miércoles la retirada definitiva para la última licencia pendiente de apertura una sala de juegos en Illes Balears: la del local de la calle Cabana (Marratxí), que se suma a la ya revocada licencia del local en Miquel Bisellach (Inca), cuyo plazo para abrir venció el pasado mes de febrero.

El vicepresidente ha anunciado, además, una propuesta para modificar la Ley del Juego que incluye, entre otras cosas, la moratoria automática de nuevas licencias hasta que el número actual de salas de apuestas no se reduzca a la mitad, y que acaba de superar el periodo de alegaciones.

A esto se suma ahora la propuesta de modificación de la Ley de Juego 8/2014, anunciada también hoy por el vicepresidente Yllanes que fijará un máximo de 75 salas de juego por cada millón de habitantes —ahora partimos de 140 salas—, tres casinos y cuatro bingos, y que incluye, entre otras medidas, la moratoria automática de nuevas licencias hasta que se alcance esta cifra y, por tanto, el número de salas no se reduzca hasta la mitad.

Esto significa que tampoco se volverán a arbitrar procesos de otorgamiento de nuevas licencias e implica, de facto, que el Govern no concederá más licencias de juego en las Islas, al menos en las próximas décadas, convirtiendo así a las Illes Balears en la primera comunidad autónoma de todo el Estado en adoptar una medida de estas características.